Una mascarilla indicada para pieles apagadas y deshidratadas gracias a sus propiedades hidratantes, purificantes y relajantes. El extracto de caléndula y el de manzanilla poseen propiedades descongestivas, suavizantes y calmantes. Por lo que deja la piel descansada, relajada y llena de luminosidad.


  Ingredientes activos

Aloe vera, extracto de caléndula, manzanilla y aceite de girasol.

  • Aloe vera: fuerte hidratante con propiedades antioxidantes.

  • Caléndula: ideal para hidratar y rejuvenecer la piel favoreciendo la elasticidad y la circulación sanguínea.

  • Manzanilla: con propiedades descongestivas y suavizantes de acción calmante, dejando la piel descansada.

  • Aceite de girasol: rico en propiedades antioxidantes, lubricantes e hidratantes.


  INDICACIONES: calma, hidrata y descongestiona la piel. Tratamiento para regenerar las pieles deshidratadas, fatigadas o con aspecto apagado. Indicada tras la exposición solar, rayos UVA, en post-intervenciones o tratamientos estéticos agresivos (como láser, peelings, mesoterapia, etc.).

  MODO DE EMPLEO: Aplicar una capa uniforme sobre el rostro y cuello bien limpios, dejar actuar 15 minutos y eliminar el sobrante bien con un tissue en pieles secas o con agua en pieles grasas.

  PRECAUCIONES: evitar el contacto con ojos y mucosas. Suspender su uso en caso de sensibilidad al producto. No aplicar sobre piel irritada o dañada. Mantener fuera del alcance de los niños.